Psicólogos en Alcalá de Henares - Madrid

Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologofuenla@gmail.com

Según los especialistas, la adicción a Internet es auténtica

Según los especialistas, la adicción a Internet es auténtica

De acuerdo con un estudio que fue publicado en la revista Psychopathology, aquellos usuarios que utilizan Internet de manera compulsiva y tienen más interacción virtual (por ejemplo, mediante las redes sociales, los chats y la mensajería instantánea) que real, son más propensos a padecer depresión. Según la autora del estudio, Catriona Morrison, de la Universidad de Leeds, este estudio fue el primero sobre depresión y ciberadicciones que tuvo un gran alcance.

Morrison advertía que la adicción a navegar tiene un impacto muy negativo en la salud mental, y que para cierto tipo de personas Internet se convierte en un refugio y esta adicción es un síndrome real.

Según Morrison, aunque para la mayoría de los usuarios Internet es una herramienta muy útil y adaptativa, para otras personas se convierte en algo dañino y compulsivo. Así, se puede dar que haya personas que terminen padeciendo depresión por el uso compulsivo de Internet, y otras a las que la depresión les lleva a caer en dicho uso compulsivo.

El estudio se llevó a cabo con un grupo de 1319 personas, cuyas edades estaban comprendidas entre los 16 y los 51 años. De dicho grupo, el se clasificó al 1,2% como adictos a Internet, y estas personas mostraron un índice de depresión (ya sea moderada o grave) más alto.

La principal característica de las personas con adicción a Internet es la dificultad que tienen para controlar el tiempo que pasan enganchadas, de manera que este uso afecta de manera muy negativa a sus actividades en la vida real. La mayor parte de los sitios webs que utilizan estos sujetos son las redes sociales y lus juegos online.

Aunque en los últimos tiempos los especialistas han comenzado a prestar más atención a esta patología y a tratarla, la adicción a Internet aún no ha sido incluida en el DSM-IV (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales), por lo que los autores del estudio recomendaron que sea reconocida como un desorden mental específico.

Leave a comment

Your email address will not be published.