Psicólogos en Fuenlabrada - Madrid

Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologofuenla@gmail.com

Las adicciones, un problema subyacente

Las adicciones, un problema subyacente

Todos conocemos muchas adicciones. Las más habituales, o en las que todos pensamos al hablar de ellas, son el alcohol, el tabaco, las drogas… pero últimamente también se habla de otras adicciones como al trabajo, al ejercicio físico, al móvil o a Internet… Leemos a menudo sobre ellas, e incluso aparecen en los medios de comunicación. Pero son pocas las personas que reconocen tenerlas o deciden buscar ayuda especializada para superarlas.

Tal vez se deba a la falta de información al respecto, o tal vez se deba a que no hay un consenso a la hora de considerarlas o no adicciones, ya que en la actualidad el manual de diagnóstico de las enfermedades mentales consideradas “existentes” por la Asociación Americana de Psiquiatría (conocido como DSM-IV) no contempla las adicciones en las que no intervienen sustancias, de manera que sólo reconoce las adicciones que hemos mencionado al principio (drogas, alcohol, tabaco, etc).

Pero entre muchos especialistas se ha extendido la idea de que las adicciones que no se deben a sustancias también deberían estar incluidas, dado que estas adicciones son muy similares en sus síntomas o consecuencias a las ya reconocidas. Y entre las más aceptadas para ser incluidas se encuentran la adicción al sexo o al juego.

Entre las adicciones provocadas por las nuevas tecnologías, se considera como tal el uso compulsivo de Internet pos sus aplicaciones adictivas que pueden generar problemas a las personas, pero en cambio no se considera que el uso del móvil reúna las características necesarias para considerarlo una adicción.

Adicciones “sin sustancia” y problemas subyacentes
¿Cómo puede ser adicta una persona a algo que no es provocado por una sustancia concreta? Lo cierto es que una adicción no es simplemente una relación con una sustancia, sino más bien un problema subyacente del que la persona ha tratado de escapar a través del motivo de la adicción (el sexo, el uso de Internet o el consumo de una sustancia tóxica), de manera que su adicción enmascara el problema y le proporciona un medio para evadirse de los sentimientos que genera el problema. Esto funciona durante un tiempo… pero posteriormente surgen nuevos problemas generados por este comportamiento.

¿Cuál puede ser ese problema que se esconde tras la adicción? Puede ser de diferentes tipos como la soledad, una ruptura sentimental no superada, una enfermedad crónica, la sensación de vacío, el malestar emocional o (como ocurre con otros muchos problemas psicológicos) la autoestima baja.

Cuando eso ocurre, la terapia psicológica es una de las salidas más eficaces, en la que se ayuda al paciente a conectar con el problema y se trabaja conjuntamente para encontrar soluciones que resulten menos dañinas tanto a nivel físico como psicológico.

Leave a comment

Your email address will not be published.