Psicólogos en Fuenlabrada - Madrid

Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologofuenla@gmail.com

La ludopatía: Cuando el juego nos atrapa

La ludopatía: Cuando el juego nos atrapa

En los últimos tiempos, la adicción al juego ha llegado a ser un grave problema que se ha convertido en objeto de interés clínico, y que en los países desarrollados ha aumentado alarmantemente. Su gravedad es aún mayor al observarse un incremento alarmante en el número de adolescentes que padecen ludopatía.

Las facilidades para acceder a juegos de azar, su disponibilidad (ahora también online y a través de apps para dispositivos móviles), la publicidad y marketing que se desarrollan para darles visibilidad, las situaciones de vulnerabilidad, la adictividad de estos juegos y la interacción que en ocasiones tienen con adicciones como el alcohol y el tabaco, son varios factores que facilitan el desarrollo y aparición de la adicción al juego.

Se calcula que el número de personas que padecen ludopatía en España es de un millón y medio, de las que el mayor porcentaje están enganchados a las máquinas tragaperras. En la Unión Europea, los países en los que se gasta más dinero en juegos de azar son España y Alemania.

Cómo detectar la ludopatía
Hay varias características que se dan habitualmente en las personas adictas al juego, y que aleertan sobre un problema que debe ser tratado antes de que se vuelva más grave y tenga consecuencias catastróficas en la vida de quien padece esta adicción.

En las personas que padecen ludopatía la vida familiar, social, laboral y personal se ve enormemente deteriorada, y a medida que el juego avanza la necesidad de apostar más y más dinero para obtener la excitación que se necesita es cada vez mayor.

Reducir la actividad relacionada con el juego, o abandonarlo, es algo que resulta muy complicado para la persona adicta, aunque quiera dejarlo y lo intente una y otra vez. Y la incapacidad de dejarlo por sí misma provoca que sienta nerviosismo o se encuentre irritable cuando lo intenta.

Al pensar continuamente en el juego, recuerda experiencias propicias en las que las ganancias obtenidas fueron buenas. Esto hace que piense de manera constante en cómo superar los obstáculos para conseguir dinero y volver a jugar. Los adictos al juego suelen jugar cuando se sienten desamparados, deprimidos, culpables o ansiosos.

Otra de las características es el necesitar recuperar el dinero que han perdido apostando, por lo que vuelven a jugar para tratar de conseguirlo. Eso provoca que mientan a sus familiares y personas allegadas con el fin de justificar su adicción, así como pedir a las personas de su entorno que les presten dinero para paliar la situación económica en que se encuentran debido a por las pérdidas y a las deudas que han contraído para apostar.

Leave a comment

Your email address will not be published.