Psicólogos en Fuenlabrada - Madrid

Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologofuenla@gmail.com

El apoyo psicológico de las mascotas

El apoyo psicológico de las mascotas

Las mascotas, además de ser una parte de nosotros y una compañía, son seres que nos pueden ayudar mucho a superar la soledad, la depresión, los traumas o hacer que el duelo por una pérdida sea más fácil de llevar.

Cuando caemos en la apatía y no tenemos ni motivación ni fuerza para hacer nada, lo primero para superar la dejadez es volver a encender el motor. Y para ello suele ser necesario contar con un apoyo externo que nos ayude a salir de ese agujero. Y ese apoyo puede ser nuestra mascota cuando no hay nadie a quien recurrir.

En algunos lugares se llevan a cabo terapias con animales como perros o caballos para hacer aflorar las emociones. Pero cuando no es posible desplazarse a alguno de estos sitios, se deben buscar otras alternativas.

Entre los beneficios psicológicos que aportan las mascotas y los animales de compañía, se encuentran los siguientes:

  • Paliar la soledad. Cuando se sufre una perdida, de una persona cercana o una ruptura sentimental, queda dentro un vacío que es difícil de llenar, y mucho más con cosas materiales. Porque una persona no aporta sólo su presencia, sino una manera de vivir y unos sentimientos y emociones. Las mascotas ayudan a que la sensación de soledad sea menor.
  • Organizar y gestionar el tiempo. Algo tan rutinario como cepillar a la mascota, sacarla de paseo o darle de comer es una manera de mantenernos en movimiento y entretenidos, lo que aleja los pensamientos de tipo negativo.
  • Emociones. Una mascota nos hace saber lo que siente sin palabras, simplemente transmitiéndolo a su manera. El contacto con ella hace que nos demuestre su agradecimiento cuando es feliz, sus ganas de ser acariciada, su necesidad de atención, y al mismo tiempo nos aporta sentimientos de ternura y alegría.
  • Una excusa para salir. No hace falta tener una mascota para salir afuera. Se puede colaborar como voluntario en perreras o asociaciones de animales, o cuidar de la mascota de otra persona que no dispone del tiempo suficiente. Eso nos sirve como excusa para dejar la cama y movernos, lo que ya de por sí es gratificante.
  • Ser responsable. Cuando tenemos una responsabilidad respecto a alguien o a algo, nos implicamos en la tarea que tenemos que llevar a cabo. Sentirnos implicados ayuda a tener voluntad y motivación, y si además lo que tenemos que hacer es cuidar de otro ser y de sus necesidades, la satisfacción por lo que aportamos se reflejará en nosotros.

Una mascota puede ser eso que necesitamos para volver a relacionarnos con el mundo que está ahí afuera y recuperar emociones que se habían olvidado. El tiempo que le dedicamos no nos debe absorber, sino que debe ser la estrategia mediante la cual disfrutemos de los momentos que pasamos en su compañía y de lo que nuestro “animalito” nos aporta.

Leave a comment

Your email address will not be published.