Psicólogos en Fuenlabrada - Madrid

Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologofuenla@gmail.com

El verano es para descansar y también para planear cambios

El verano es para descansar y también para planear cambios

Ya está aquí una de las épocas del año más esperadas: el verano. Y ya empezamos a planear viajes, escapaditas, y planes que no se podían hacer hasta ahora debido a las obligaciones del día a día y del trabajo.

Y el estrés habitual de la vida diaria a menudo hace que las vacaciones también se planifiquen con las prisas que durante el resto del año dirigen nuestra vida.

Este es uno de los peores errores que podemos cometer. Está más que claro que las vacaciones son la oportunidad perfecta para relajarnos, para disfrutar de un descanso que no vamos a tener durante el resto del año, y para reflexionar. Y si queremos poder hacerlo es imprescindible que desconectemos del trabajo por completo, y eso implica no llevarnos nada que nos recuerde nuestras obligaciones laborales. De lo contrario, no podremos recargarnos de manera que volvamos al trabajo con nuevas energías.

Desconectando de la manera adecuada las vacaciones de verano suponen una gran oportunidad para analizar aquello en lo que hemos tenido éxito, asumir en qué fallamos o qué no se nos da igual de bien, y también decidir qué queremos o vamos a cambiar en un futuro cercano. Y es imprescindible dejar de lado la rutina diaria y tomarnos un tiempo para evaluar la situación si queremos lograrlo de la manera más efectiva.

Las vacaciones son un buen momento para llevar a cabo esos propósitos de mejorar como son el hacer más ejercicio, el dejar el tabaco o el cambiar ciertos hábitos que creemos que hay que mejorar. En esta época nos encontramos más relajados y tranquilos para llevarlo a cabo. Y lo mismo ocurre si lo que queremos es cambiar nuestra actitud hacia nuestra familia o amigos, ya que disponemos de más tiempo libre que podemos emplear pasando tiempo con los amigos y la familia, comunicándomos más con ellos, o conversando de manera tranquila y calmada con la pareja. Y sin el estrés, las prisas y la vida acelerada que tenemos durante la rutina habitual.

Si seguimos las pautas que hemos comentado, el verano puede suponer un punto de inflexión no sólo para asumir esos cambios que queremos hacer, sino también lograrlo de manera efectiva. Con sólo un pequeño esfuerzo podremos aprovechar esta gran oportunidad.

Como hemos comentado antes, es un error plantear las vacaciones y el verano con las mismas prisas y estrés que el resto del año. Eso no nos ayudará ni a relajarnos, ni a descansar, ni a solucionar problemas. Y a la vuelta iremos a trabajar con agotamiento y con la sensación de no haber aprovechado el tiempo como deberíamos.

Las vacaciones deben ser ese impulso que nos ayuda a realizar cambios y alcanzar metas.

Leave a comment

Your email address will not be published.