Psicólogos en Fuenlabrada - Madrid

Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologofuenla@gmail.com

¿Obsesiones, o patologías?

¿Obsesiones, o patologías?

Muchas cosas que pueden parecer de lo más habituales, como comprobar si se han apagado las luces al salir de casa o limpiar, pueden terminar convirtiéndose en actitudes obsesivas que en sus casos más extremos alcanzan la categoría de patología.

De hecho, los ejemplos que hemos mencionado se encuentran entre los Trastornos Obsesivo-Compulsivos más habituales que se dan en la población.

Los comportamientos innecesarios, repetidos una y otra vez y sin control son un síntoma característico de las obsesiones, y son cosas que la persona afectada necesita realizar constantemente para calmar su sensación de ansiedad. Pero esta calma obtenida debido a la obsesión y la compulsión dura poco y generalmente no es completa, por lo cual la idea obsesiva vuelve a aparecer.

Según los especialistas el porcentaje dentro de la población de personas con algún tipo de Trastorno Obsesivo-Compulsivo es del 2,5%, mientras que a nivel mundial el número de personas que los padece es de más de 100 millones. Una cifra que impresiona aún más si se tiene en cuenta que es superior al número de pacientes diagnosticados de anorexia o esquizofrenia.

Como ya se ha comentado, los dos primeros puestos en la lista de estos trastornos son la obsesión por la limpieza y la obsesión por comprobar. Cuando nos referimos a comprobar puede significar cualquier cosa: mirar si se ha cerrado el grifo, si se han apagado las luces antes de salir de casa, si la llave del gas está correctamente cerrada, si se ha cogido el móvil antes de salir… la lista de comprobaciones es interminable.

El tercer lugar pertenece a la obsesión causada por pensamientos indeseados. Esta clase de pensamientos son ideas de carácter recurrente y de naturaleza inmoral o inadecuada. Un ejemplo de esto es pensar constantemente que se ha herido o causado una lesión a alguien. Pero estos pensamientos indeseados nunca se corresponden con la realidad, dado que el hecho recurrente que asalta la mente de la persona obsesionada no ha ocurrido, e incluso no se ha llegado a contactar con la persona a la que se cree haber dañado.

Los especialistas en psicología utilizan, como tratamiento más eficaz para las obsesiones, la combinación de terapia cognitivo-conductual con el trtamiento farmacológico.