Psicólogos en Fuenlabrada - Madrid

Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologofuenla@gmail.com

¿Te hace falta un cambio?

¿Te hace falta un cambio?

¿Sientes que la rutina te ha hecho caer en un periodo de aburrimiento y de sensación de que algo no marcha bien, que el cansancio se ha apoderado de tu vida y no sabes cómo mejorar la situación? Tal vez piensas que te falta energía para cambiar las cosas y en su lugar sigues con tus costumbres por inercia. Puede incluso que no te encuentras a gusto a pesar de que no seas infeliz, mientras no tienes claro qué es lo que se tiene que cambiar.

Cuando esto ocurre, se puede decir que se ha dado el primer paso para volver a sentirse bien, ya que lo primero que hay que hacer es ser consciente de que hay algo que no funciona. En ocasiones no se sabe por dónde ni cómo empezar. En otras, se siente pereza ante dicha tarea.

De ser así, puede ser conveniente ponerse en manos de un psicólogo para comentar y explicar cómo es la vida actual, de manera que se toma consciencia de la situación al ser uno mismo el que la explica y la define. Por su parte, el especialista sabe las preguntas que debe hacer para realizar una clasificación de cada aspecto.

Y, al mismo tiempo, el paciente se consuela al encontrar aceptación y comprensión, de manera que poco a poco se da cuenta de que se parece más de lo que pensaba al resto de las personas, y que no es para nada un “bicho raro”.

El psicólogo puede, así mismo, ayudar a definir el problema si la persona se encuentra con alguna situación que no sabe cómo resolver y proporcionarle diferentes soluciones para, entre ambos, encontrar la mejor y llevarla a cabo.

Cambiar y hacer algo para volver a sentirse bien no siempre es complicado. A menudo el cambio a realizar es pequeño pero, sin que lo notemos, trae consigo otros cambios. El estado de ánimo mejora, quienes nos rodean notan algo distinto y, por su parte, también cambian al relacionarse con nosotros. Este pequeño cambio, del que puede que no seamos conscientes, tiene un efecto no sólo en nuestra vida sino también en la de los demás.

Claro que, también, en otros casos lo que se debe cambiar es la propia actitud y la manera en que se perciben las cosas. Debemos ser conscientes de que somos afortunado por ser como somos y por tener a las personas que nos rodean. No hay que olvidar nunca de que nuestra manera de ser es la que nos ha hecho vivir todos estos años, y por tanto no es nuestra personalidad o actitud lo que debe cambiar. A veces, sólo unos cambios pequeños, son suficientes para que volvamos a sentirnos bien.